viernes, 25 de noviembre de 2016

TABERNA O VERBENO (Ferrol) Por nuestro colaborador el Sr.Gaveiras


Siempre estamos buscando sitios nuevos, con lo que ello conlleva. A veces te sorprende (par bien o para mal) y a veces no. El caso de este local, en el que ya había estado pero cunado tenía otro nombre (A Cova Celta), es quizás este ultimo, lo cual no es malo. Simplemente no me sorprendió. Se trata de un local agradable, la piedra y la madera siempre dan esa sensación de calidez que particularmente me agrada. No había mucha gente, probablemente porque era algo temprano con lo que casi pudimos elegir mesa aunque habíamos reservado.



La atención fue rápida y correcta. En cuanto a la carta, una mezcla de tradición con algunas pinceladas de innovación. Una variedad que va desde las tostas, pasando por las croquetas y como dicen ellos mismos en su carta "Caprichos...", "Del mar..." y "Carnívoros..." conforman una carta suficientemente variada pero sin que sea excesivamente grande. Nosotros nos decidimos por unos "Langostinos flambeados", unas "Croquetas" que aunque en la carta eran "Croquetas tres sabores", solo tenían de uno y por último unos "Huevos rotos de la abuela "Mucha"". Particularmente lo que más me gusto fueron los langostinos. De postre pedimos "Brownie con helado" y "Crema de limón".







Lo único que si voy a criticar es que la cesta pan cuesta 1,20 € y trae exactamente cuatro trocitos de pan, totalmente insuficiente sobre todo si hay salsas en donde "rebañar".

En cuanto al precio y teniendo en cuenta que los tres tomamos cerveza y que no pedimos café, fueron en total 42 €.

En resumen, local agradable, atención correcta, precio comedido y elaboraciones que aunque no destacan, tampoco defraudan.

sábado, 19 de noviembre de 2016

RESTAURANTE MUNDIAL (Fene)


Esta semana por motivos de trabajo fui a comer al "Restaurante Mundial" de Fene, un establecimiento que lleva muchos años ofreciendo una cocina tradicional y de calidad en nuestra comarca, que nos da opción tanto de comer a la carta como de menú del día, en un local amplio que dispone de varios comedores donde podemos organizar nuestros banquetes, comidas de empresa  o cualquier tipo de celebración.


Nosotros en esta ocasión fuimos a comer tres personas, al ser una comida rápida de trabajo optamos por comer de menú del día, que por 9€ puedes elegir entre una amplia variedad de primeros, segundos y postres, esté día si mal no recuerdo podíamos escoger de primeros "Sopa de fideos, sopa de marisco, caldo, ensalada, ensaladilla u guiso de costilla", de segundos "Salmón a la plancha, albóndigas, pincho moruno, conejo y alguna cosa más que seguro se me escapa", y de postres "Flan casero, piña y melocotón, tarta de chocolate, tarta de santiago, helado, tarta de queso, y alguna cosa más". Nosotros en esta ocasión para beber pedimos Agua, nos sirvieron "Agua Km Cero", un agua fría microfiltrada en el establecimiento con una presentación excelente y para comer, dos pedimos la "Sopa de Marisco" y otro "Ensalada", y de segundos todos nos inclinamos por las "Albóndigas", todo estaba muy bueno, unos platos abundantes y una comida muy casera, de postres pedimos la "Tarta de Queso y el helado, terminamos con unos cafés, la verdad muy bien, un trato agradable y un servicio rápido.





En mi opinión, excelente, comimos muy bien, un menú muy variado y abundante con un trato muy cordial y un servicio rápido, sin duda un sitio al que vale la pena ir y al que he de volver a comer a la carta y probar alguna de sus especialidades que son la parrillada o la zarzuela de pescados o mariscos y el solomillo al café de París, un sitio recomendable.

Saludos.

domingo, 13 de noviembre de 2016

MESÓN DE FEAL (Fene)


Hace un par de semanas fui con unos amigos a comer a "O Mesón de Feal" o también conocido como "La Cuadra", un sitio del que que tengo un especial recuerdo ya que en mi infancia solíamos juntarnos aquí toda la familia a comer los fines de semana y donde pasábamos unos ratos muy agradables disfrutando de una comida muy casera y atendidos en un ambiente muy familiar, unos valores que han labrado a lo largo de los años y que siguen manteniendo pero ya con la incorporación de las nuevas generaciones al negocio.


Para el que no lo conozca, es un negocio familiar que está situado en la zona alta Fene, concretamente en Magalofes, de ahí la impresionante vista que tienen. El establecimiento es una enorme casona de piedra con un amplio aparcamiento y con una decoración rústica muy cuidada, dispone de varios comedores, algunos de ellos los tienen exclusivamente para celebraciones. Nada más entras te encuentras con un montón de mesas distribuidas en varias alturas y departamentos, el reservado "La Cuba" y una pequeña barra que es el sitio donde antiguamente estaban las cuadras, y al fondo pasando una puerta se emplaza el comedor principal donde antiguamente tenían la zona de los columpios con una gran capacidad.



Su cocina es tradicional gallega y mantienen casi todos los platos que tenían cuando yo iba de pequeño, para mi opinión tiene el Raxo más rico de toda la vuelta, su carta aunque no es muy amplia dispone de una cuidada selección de entrantes donde podemos encontramos zamburiñas, navajas, almejas, gambones, berberechos, calamares, chipirones, puntillas y alguna otra cosa más, a parte ensaladas, pescados, lenguado y bacalao (una de sus especialidades) y carnes como no el raxo, carrilleras, tripas, ternera asada, codillo, paletilla de cordero o entrecot de vaca fileteado a la plancha, y algunas cosas a mayores que siempre suelen tener por fuera de carta. 

En esta ocasión fuimos ocho personas previa reserva, mitad adultos mitad niños y pedimos para beber unas cervezas y unas aguas y para compartir entre todos, tres raciones de raxo, tres de calamares fritos, una de pulpo, y no me pude resistir a probar las tripas, por lo que me pedí un tapa, ya que también tienen mucha fama en este sitio, todo estaba muy bueno, pero hay que destacar el raxo ya que es una de sus especialidades y que preparan con cebolla y que le da un toque diferente, buenísimo, los calamares frescos igual, bueno no se puede objetar nada, todo estaba  muy bueno, tengo que hacer mención a la atención que fue excelente en todo momento con un trato muy agradable. De postre, los niños tomaron helados y los mayores nos decantamos todos por el requesón, que es otra de las especialidades de este sitio, la cuenta con todo lo que comimos, postres, aguas, cervezas, cafés e infusiones fueron sobre 120€.





La verdad salimos encantados, nos trataron de maravilla, la comida estaba muy buena y justa, un sitio excelente con todos los servicios, no se puede pedir más, lo recomiendo sin ninguna duda, lo que sí, os aconsejo que hagáis una reserva previa sobre todo si es fin de semana ya que suelen tener bastante gente.

Saludos.